Los pelirrojos tienen mojo:

OlgaNo me lo puedo creerLeave a Comment

Los pelirrojos tienen mojo

No me lo puedo Creer


Los pelirrojos:

Desde siempre he sentido una extraña fascinación por los pelirrojos (hombres o mujeres). Ya de pequeña, decía que cuando tuviera un hijo, quería que fuera pelirrojo. Y a mi abuela se le ponían los pelos de punta, porque ella los detestaba. Me contaba que su suegra, siempre le tocaba las narices diciéndole que a lo mejor le salían niños pelirrojos, porque en la familia había antecedentes; mi tía-abuela incluso tiraba a pelirroja. Y claro, ella se desesperaba.

Para mí, nunca ha sido un problema. Al contrario. Yo soñaba con tener una pequeña zanahoria en mi vida. Quizás por eso, y de forma inconsciente, elegí una pareja con toques de pelirrojo. Sí, toques. Mi churri, el padre de mi hijo, tiene algunos pelos de la barba de color rojo, que se le mezclan con los rubios (y ahora cada vez más blancos, je, je, je), además, es bastante pecoso. Pero nada. La genética no complació mis gustos y me salió un niño rubito, además de extraterrestre.

¿Y por qué me gustan los pelirrojos? Pues no tengo ni idea. En muchos países y culturas les han hecho muy mala propaganda, y eso que no representan más del 2% de la población mundial. Además, existen cantidad de leyendas y supersticiones. Por ejemplo, a los pelirrojos se les atribuye una fuerte energía sexual. Dicen que cuando una persona percibe el color rojo, se activa el metabolismo y aumenta el ritmo cardíaco y la respiración; más o menos igual que cuando nos ponemos cachondos. Y de ahí que se afirme que: los pelirrojos tienen mojo.

Leyendas y mitos sobre los pelirrojos:

La mayor cantidad de pelirrojos se encuentran en Escocia, Irlanda, Inglaterra y Australia. Aun así, representan tan solo un 10% de la población de esos paises. Y claro, cuando algo es poco común, suele tacharse de raro; un campo abonado para que se empiecen a decir mil y una gilipolleces al respecto.

Una de los mitos que más se oyen, acerca de los pelirrojos, es que son muy activos sexualmente y que tienen comportamientos pecaminosos. ¿En serio? Esto te lo rebato yo en un santiamén. ¿Conoces a Ed Sheeran, el pelirrojo más famoso del panorama musical actual? Él és un claro ejemplo de que a los pelirrojos NO les supura la lujuria por cada uno de sus poros. Otra cosa distinta es que nos pongan perracas. Mmm...

Por si todo esto no fuera suficiente, la iglesia, durante siglos, se ha encargado de alentar la idea que los pelirrojos son seres retorcidos, malvados y sin alma. Hasta el punto que, durante la inquisición,  se llegaron a inventar que el pelo rojo de una mujer era una evidencia clara de que había robado las llamas del infierno y que debía ser quemada, viva, en una hoguera (¡Machismo! Lo que hay que aguantar). ¡Madre mía, esa gente estaba fatal! Si hubieran pensado un poquito, se habrían dado cuenta de que no tenía ningún sentido que una mujer pudiera robar las llamas del infierno, sin un rasguño, y ser destruida por una triste hoguera.

Pero como la peña no le daba al coco, y se dejaban llevar por lo que decían los de la iglesia (más o menos lo mismo que pasa hoy, cambiando “los de la iglesia”, por políticos y mass media), pues cualquier pelirroja con pecas creaba alarma social. Más de 45000 mujeres terminaron quemadas o ahogadas.

Los hombres pelirrojos tampoco han corrido mejor suerte a lo largo de la historia. En el S. XVI, la grasa de estas personas era el ingrediente principal para elaborar venenos. Que digo yo, también es mala suerte nacer hombre, pelirrojo, en un siglo donde se elaboran venenos. Tres de tres. De todas formas, ellos no han sido tan atacados como las mujeres. En Egipto, por ejemplo, los hombres pelirrojos eran considerados descendientes de Seth y, por lo tanto, sagrados. Es verdad que Seth era un Dios un poco chungo, pero oye, quién se atreve con los descendientes de un Dios, ¿no? La mujeres en cambio, no tenían ese parentesco, y como los egipcios creían que el color rojo traía mala suerte, solían quemar a vírgenes pelirrojas (qué obsesión con la virginidad) para espantarla. Con los romanos pasaba al revés. Los hombres con el pelo o la barba roja, podían ser repudiados o asesinados. Mientras que las mujeres pelirrojas eran muy apreciadas, como esclavas, eso sí, y podían ser vendidas más caras que las rubias o las morenas. ¡Manda huevos!

¡Suscríbete al blog y no te pierdas ni un post!

Las gilipolleces acerca de los pelirrojos se han ido sucediendo a lo largo de los años. Incluso Mark Twain, escritor americano, llegó a afirmar que mientras la especie humana desciende del mono, los pelirrojos descienden de los gatos; por aquello de lo místico y erótico.


Aunque lo más surrealista pasó en 2005, cuando una fundación declaró que los pelirrojos se extinguirían sobre el año 2060. Claro que después se destapó que todo formaba parte de una operación de marketing para vender tinte de ese color. Era imposible que los pelirrojos se extinguieran.

  • En primer lugar, porque después de quemarlos y sacrificarlos durante siglos no han desaparecido.
  • En segundo lugar, porque no existe caza ilegal (ni la legal) de pelirrojos.
  • Y en tercer lugar, porque  poseen una energía sexual desorbitada, y lo más probable es que (en condiciones favorables) empiecen a reproducirse, a saco, e invadan el mundo, creando una oligarquía mundial para someter a los que tenemos el pelo de otro color (debes recordar que los pelirrojos no tienen alma y son malvados).

Los pelirrojos tienen mojo:

Queda claro que si eres pelirrojo, no pasas desapercibido. El color rojo del pelo es un reclamo (para lo bueno o para lo malo) y quizás por eso, en mis libros, siempre pongo a un personaje (principal o secundario) pelirrojo. ¡Me encantan! No puedo resistir la tentación. Los pelirrojos tienen mojo, me ponen caliente. Y a ti también, aunque no lo quieras reconocer. Que sí, que sí, que decís que son feos pero a la hora de la verdad, caeis en sus redes.

El cine y la literatura están plagados de ejemplos. Sin ir más lejos. ¿De quién se cuelga Hermione Granger? De Ron Wesley, su amigo  pelirrojo. ¿Y Harry Potter? Él, el mago más famoso de la historia, acaba casándonse con la hermana de Ron. Que como ya sabes es… ¡Pelirroja!

Disney también se ha rendido al poder de los pelirrojos con: Ariel, “La sirenita”. Mérida, la protagonista de “Brave”. Jessie, la cowgirl de “Toy Story”, de la que Buzz Light Year se prenda. Incluso Ellie, la adorable esposa del viejito de “Up”.

A ver, alma de cántaro. ¿Cómo no van a tener mojo si son mutantes? A lo X-man, sí. El color del pelo se lo deben a una mutación del gen MC1R que, además, les da otros súper poderes. ¿Cuáles? No sé, ahora me pillas en bragas. Pero tengo entendido que pueden absorber más vitamina D que el resto de mortales. ¿Que eso no es un súper poder? Bueno, si no has vivido la década de los 80, puede que no lo entiendas, pero el pelo rojo te ahorra comerte un bocata con mierda margarina (fuente de vitamina D). Si eso no es un súper poder, que baje Dios (o el del helicóptero) y lo vea.

¿Te has fijado que en el anuncio no sale ni un niño pelirrojo? Eso es porque lo publicistas ya saben que los pelirrojos no necesitan suplementos de vitamina D en forma de mierda margarina. Que para eso tienen un gen mutante.

Otra ventaja de ser pelirrojo, es que no salen canas. Es como si los mutantes vivieran en Shangri-La y pudieran despistar con la edad; como los gatos (a ver si Mark Twain tenía razón…) ¿Tú has visto a algún viejo pelirrojo?

Ah,  y el súper poder definitivo: emiten más feromonas que los que no somos pelirrojos, lo que les hace irresistibles. Ya decía yo…

 

En la imagen, típica conversación sobre sexo entre un padre e hijo pelirrojos.

Conclusión: los pelirrojos tienen mojo.

Aunque no seas pelirrojo, puedes comentar, compartir en la Redes Sociales, y darle a los emotis (no muerden).


Sobre la autora

Olga

Autora de novelas chick lit adicta al chocolate. Soñadora empedernida. Me dedico a escribir por placer historias de amor para mujeres con humor.


Descubre qué personaje de Los Dragones Nunca se Enamoran es pelirrojo. La protagonista, no. Porque una china pelirroja habría quedado muy rara.

Ir a la ficha del libro

Este LIBRO GRATIS para ti...

* campo requerido