¿Buscas novelas Chick lit? Que no te den gato por liebre

OlgaReflexionesLeave a Comment

Reflexiones


Novelas Chick lit

Si estás leyendo este post, supongo que es porque te gustan las novelas chick lit, el género chick literature, más conocido como “chick lit”. Si es así, quizás te resulte difícil encontrar novelas de este género. No es que no haya, hay un montón, el problema es que a menudo hay novelas de otros géneros etiquetadas como chick lit y claro, cuando empiezas a leerlas, te llevas una chasco.

Por eso se me ha ocurrido redactar una pequeña guía para las [email protected] aficionadas a este género, ayudando a separar el grano de la paja. Sin que suene pretencioso, espero poder evitar disgustos innecesarios.

Empecemos por el principio:

¿De dónde surge el término chick lit? “Chick” en argot (americano) significa “mujer joven” y lit es la forma abreviada de referirse a “literature” (literatura). Este término  empezó a sonar por allí los años 90 y en poco tiempo fue adoptado por los medios de comunicación para referirse a la avalancha de libros de ficción escritos por mujeres y para mujeres.

Como este tipo de libros han tenido, y tienen, muy buena aceptación, los editores (y algunos autores indie) han puesto otro tipo de novelas dentro de este subgénero para aprovechar el tirón comercial; cosa que, en mi opinión, nos perjudica a todos (lectores y autores).

Ingredientes imprescindibles en las novelas Chick lit:

  • Protagonista: Son mujeres y su condición, de mujer, está muy explotada en la trama. La etnia, el estatus social, el estado civil, la carrera e incluso la religión, es totalmente variable; aunque a menudo tenemos ideas preconcebidas, supongo que influenciadas por las historias que se han  llevado al cine.
  • Época: La trama suele estar situada en la actualidad, aunque también podemos encontrar novela histórica dentro del género (es menos habitual).
  • Temas: No sólo se habla de moda u otras cuestiones mundanas, la realidad es que las mejores historias de este género son las que tratan problemas  serios, que afectan a la mujer, y profundizan en las relaciones personales y sociales: su papel en el ámbito familiar, los obstáculos que encuentra en el mundo laboral (por el simple hecho de ser mujer), etc…
  • Humor: Indispensable. Si una novela está encasillada en este género y no tiene humor, es que no está bien clasificada. La única manera de tratar ciertos temas que atañen a las mujeres, sin caer en el drama, es el humor. Nada más que decir.

Elementos que hay en algunas novelas que se hacen pasar por Chick lit:

  • Romance: Sí, el romance está presente en las novelas chick lit, pero eso no quiere decir que todas las novelas con romance pertenezcan a este género; aunque se empeñen en decir lo contrario. Por  ejemplo: Megan Maxwell. Esta escritora está clasificada como autora chick lit, una de las más importantes en España. Bueno, no se puede negar que vende un montón (y por algo será) pero por favor, ¿chick lit? ¿en serio?  Sus protagonistas son mujeres y la trama sucede en la época actual, pero sus historias están centradas en los tira y afloja entre la protagonista y el chico/hombre que le gusta, no en sus problemas como mujer. En sus libros el humor tampoco está presente, o al menos yo no lo he sabido ver; igual hay otras lectoras que se parten la caja al leerla. PD: que conste que no tengo nada en contra de Megan Maxwell, es sólo un ejemplo 😉
  • Sexo: No es un ingrediente imprescindible en las novelas chick lit, aunque este género a menudo trata la sexualidad (y otros temas tabús) de forma abierta. Pero como decía antes, que uno de estos elementos esté presente, no convierte automáticamente la historia en chick lit; si fuera así, 50 sombras de Grey estaría clasificada como tal 😛
  • Moda: Que las protagonistas sean adictas a las compras, a las marcas y a la moda no es sinónimo que la historia encaje con el género que buscas; hay que contrastar más elementos para saberlo.

Y después de todo este rollo… ¿cómo sé si estoy eligiendo novelas chick lit?

Esta es la pregunta del millón, porque las clasificaciones son odiosas, sí. Mi primera novela, por ejemplo: El Hilo Rojo. La escribí con la idea de que fuera una novela erótica-romántica, pero la realidad es que mis lectores no se ponen de acuerdo sobre cómo clasificarla. Unos dicen que es histórica, otros que tiene poco romance, otros opinan que hay demasiado sexo, etc, etc, etc… Debería haber una sección de “libros inclasificables”.

Pero volviendo al tema que nos ocupa: cómo saber si la historia con la que has dado es chick lit. En primer lugar, te diría que huyas de todas aquellas novelas en las que la sinopsis inque que:

  • La protagonista ha roto con su pareja. Aquí entrarían todas las variantes y modalidades (él se ha cansado de ella, él se ha liado con su mejor amiga, ella le ha pillado en una infidelidad, etc…)
  • La protagonista encuentra al hombre de su vida nada más empezar la trama. Los motivos que provocan el encuentro son variados, aunque todos igual de aburridos (la prota coincide en un evento con él y ya no se lo puede quitar de la cabeza, una amiga le presenta a un chico y el flechazo es instantáneo, etc…)
  • La protagonista se da cuenta de que su vida es un completo desastre. En estos casos la sinopsis suele incluir la edad de la protagonista (normalmente para dar a entender que se le está pasando el arroz), el empleo que tiene (que no le gusta, está mal pagado o la obliga a soportar a un jefe/a [email protected]) y los problemas físicos que presenta (habitualmente  ha cogido peso y no se ve tan atractiva como antes). No soy adivina, pero en el 90% de los casos, estos datos son un claro indicativo de que a lo largo de la historia la prota va a encontrar a un hombre guapo y súper millonario que la va a salvar de su desgraciada existencia.

El motivo por el cual te digo que huyas de este tipo de novelas como hace el gato escaldado del agua fría, es sencillo: son historias con finales previsibles, carentes de humor y con personajes muy manidos. Suelen presentar a las mujeres-protagonistas como seres indefensos a los que hay que salvar (un hombre es el que las tiene que salvar, claro) pero a su vez fingen que son tías duras e independientes que gracias a sus poderes físicos y amatorios consiguen doblegar a un tipo inalcanzable para el resto de mortales. Personalmente encuentro este tipo de tramas bastante “marujiles” y creo que son la antítesis de lo que debería ser una novela chick lit.

Las novelas chick lit usualmente están escritas en un tono irreverente y divertido.Wikipedia.org

Yo soy una enamorada de El Diario de Bridget Jones. Creo que es una novela chick lit con todas las letras. El personaje de Bridget puede que esté algo estereotipado, pero su encanto radica en que no es perfecto. Y aunque las situaciones son bastante inverosímiles, la locura de la protagonista y la frescura de la historia llega a hacer la trama hasta creíble.

Quizás por eso intento que en mis novelas las mujeres brillen por lo que son, no por, o gracias, al hombre del que se enamoran. Cada una tiene su personalidad, su lado oscuro y sus cualidades; exactamente igual que las mujeres reales. No son perfectas. Es más, intento por todos los medios que no lo sean, porque eso las hace más humanas.

En Amigas 4Ever, por ejemplo, las 4 mujeres protagonistas son completamente distintas entre ellas, tanto por sus historias personales como por su carácter. Eso sí, a pesar de los demonios a los que deben hacer frente,  no falta el humor.

Novelas chick lit

En Locas de Remate tienes a Jana, con capacidades extrasensoriales y una crisis existencial. A Ada, que tiene que solventar un problema del pasado que está afectando a su vida afectiva. A Fiona, que debe reconciliarse con su padre y afrontar un nuevo rol como mujer (no soy más explícita porque no quiero hacer de spoiler). Y por último está Carla, que debe lidiar con su adicción al sexo.

En Cupcakes en Manhattan, Sara, la protagonista, es una mujer madura y se enfrenta a los retos de su edad: los hijos, la tentación de ser infiel a su marido después de 20 años de matrimonio, los problemas en el trabajo, las dificultades para compaginar la vida laboral y familiar, la presión por seguir estando atractiva… pero sin dramas ni desesperación. Todo aliñado con magia y humor.
Nota: algunos dirán que esta historia entra dentro del género Hen lit, pero yo creo que , a los 40, las mujeres todavía son jóvenes.

Por cierto, puedes descargarte el libro apuntándote a mi lista de suscriptores, al final del post.

¡Suscríbete al blog y no te pierdas ni un post!

Críticas al género Chick Lit:

El género chick lit  es considerado como un género de segunda, pero nada más lejos de la realidad.  La capacidad para emocionar y hacer disfrutar al lector es lo que debería tenerse en cuenta a la hora de juzgar un libro. Pero creo que las críticas nada tienen que ver con la calidad de las novelas destinadas a mujeres, sino más bien se trata de un problema de machismo, el cual está presente en todo el mundo. Es fácil observar como, desde distintos ámbitos, se menosprecia todo lo que tiene éxito entre las féminas (no sólo literatura) y sin embargo se pone en un pedestal todo aquello que levanta pasiones entre los hombres (fútbol, carreras de coches, tennis… Podría seguir hasta aburrirme). Quizás por eso las autoras de chick lit también son objeto de más críticas, siendo tachadas de clasistas por escribir sobre un solo tipo de mujer: blanca y occidental; a pesar de que ese reproche podría hacerse extensivo a infinidad de autores de otros géneros (es difícil encontrar libros en los que el/la [email protected] no sea [email protected] y occidental).

Hay autoras Chick lit que construyen personajes que aportan frescura y color a la historia, saliéndose de la norma imperante: protagonista blanca y occidental. Olga de Llera

Y si me permitís la cuña publicitaria: en estos momentos estoy escribiendo una historia en la que la protagonista es china (me hacía ilusión contároslo).

Mi visita a China Town, Londres, donde me inspiré para escribir mi nueva novela Chick Lit (no puedo desvelar nada más) 😉

Puedes seguirme en Instagram (@Olguita76)

Espero que con este post consigas dar con más novelas adecuadas y disfrutes del verdadero género Chick Lit.
¡No olvides dejar tus opiniones y comentarios más abajo!


Sobre la autora

Olga

Autora de novelas chick lit adicta al chocolate. Soñadora empedernida. Me dedico a escribir por placer historias de amor para mujeres con humor.


Descubre a Sara, la protagonista de Cupcakes en Manhattan, una novela chick lit con un final muy dulce.

Ir a la ficha del libro

Este LIBRO GRATIS para ti...

* campo requerido